Penquistas crean primer colado natural y deshidratado de Chile


Mediante un sistema denominado “liofilización” o deshidratación por congelación, las microempresarias locales lanzaron un menú para bebés basado en recetas ancestrales y cuyo valor es que está libre de aditivos, sal y preservantes.

Un reciente estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), y que es refrendado por el Colegio de Nutricionistas de Chile, indicó que nuestro país exhibe hoy una de las tasas más altas con niños obsesos en América Latina, 10% de la población. Y las causas son para encender las alarmas: Chile es el cuarto país latinoamericano que consume alimentos procesados y envasados; tercer lugar en consumo de bebidas azucaradas; segundo país con mayor consumo de pan a nivel mundial. Y el broche: nuestros niños gastan entre 500 y 1000 pesos en los liceos y colegios comprando comida chatarra.

Frente a esta situación y pensando en el futuro de sus pequeños hijos, dos emprendedoras penquistas: Constanza Sepúlveda (ingeniero comercial) y Monserrat Victoriano (nutricionista con doctorado en París), lanzaron el año pasado Mikuna (www.mikuna.cl), la primera empresa en Chile dedicada al producción de papillas naturales y deshidratadas para bebés.

Sepúlveda explicó que Mikuna nace como una idea el año 2013, cuando sus fundadoras no se veían representadas con la escasa oferta de productos naturales para bebés en Chile. “Gracias al apoyo de Innova Bío Bío y dos años de investigación y desarrollo, hemos logrado crear lo que buscábamos: una papilla con las mismas características que preparamos las madres en casa, esto es sin aditivos, sal ni preservantes, pero en un formato práctico de llevar y consumir, facilitando el estilo de vida de los padres modernos”.

Con una inversión de 15 millones de pesos y una producción actual de 100 kilos de alimento deshidratado natural y certificado en cuanto a calidad, sabor y valor nutricional, Mikuna se transformó hoy en un producto único en Chile. Respecto al proceso técnico y valor asociado al producto, Monserrat Vitoriano, explicó que este producto acompaña en el desarrollo del bebé, con ingredientes naturales cuidadosamente seleccionados para contribuir en su nutrición. “Nuestras materias primas provienen de cultivos ecológicos, nuestra tecnología deshidrata el producto manteniendo intactas todas las propiedades nutricionales y de sabor, sin necesidad de agregar presentantes ni aditivos, lo que hace de Mikuna un producto único en su especie en el mercado alimentario nacional”.

Método

Para lograrlo, utilizan el método denominado Liofilización, que según Monserrat es un proceso de secado mediante sublimación (paso de solido a gas sin pasar por el estado líquido), método que fue desarrollado con el fin de reducir las pérdidas de los compuestos responsables del sabor y el aroma en los alimentos, los cuales se afectan en gran medida durante los procesos convencionales de secado y los tratamientos que utilizan calor en general.

“Todo el proceso se realiza sin aire y a baja temperatura, lo que presenta muchas ventajas desde el punto de vista nutricional”.

En definitiva, se trata de un proceso de deshidratación por congelación y presión. “Se hace en una cámara especial. Es un proceso bastante antiguo, ya que en Chile hay varias plantas que lo hacen. Nosotros utilizamos ese mismo proceso para realizar la papilla de guagua”.

En cuanto al producto, tiene un valor de 2.400 pesos el sachet de 250 gramos. Y trabajan con tres recetas: garbanzo con quinoa, de quinoa con verdura y una de piña con amaranto. Y para este 2016 la apuesta va por nuevos ingredientes saludables como los piñones, maqui, murtilla, con el fin de ser un sana alternativa para los bebés.